lunes, 28 de noviembre de 2016

Dum-dum elefantea. Three little lovies from SweetBriarSisters.com

Hoy os presento "Dum dum elefantea"








Ikusi-ikusi han, teilatu gainean
Kriston aberea triziklo gainean.
Trompa du aurrean, isatsa atzean,
Jajajaja elefantea da!!!


Hace algunos meses descubrí SweetBriarSisters.com, me gustaron las cosas que hacían y vi que pedían testera para sus patrones. ¡Qué valiente soy!

En septiembre, me propusieron probar una preciosa araña, pero al final no me dio la agenda y no lo pude hacer. Sorry!

Pero hace dos semanas recibí un nuevo correo de Jessica invitándome a probar un nuevo patrón.


En esta ocasión se alinearon los astros. 


Este es el Txakurra, que en seguida cumplirá 4 años. Ha perdido la cabeza varias veces, pero no lo quiere sustituir por el de repuesto que tenemos en el cajón. Me ha pedido que se lo arregle así que cuando el otro día vi por la red una tela de pelo que además se llamada doudou no dudé en comprarla.

Según recibí la tela, llegó la propuesta de Jessica con sus doudous, así que no dudé que en esta ocasión iba a testar el patrón. 


De los tres elegí el elefante, porque con la tela blanca me pareció que era el más adecuado. (No dudéis que caerán la vaca y la girafa, que ya me la han pedido)


Si algo hay que destacar es que la tela que compré tiene pelo por los dos lados, y en algún punto no he conseguido coserlo bien, demasiado grueso. Pero tiene sus ventajas, algún que otro remate exterior que he tenido que hacer, queda escondido debajo del pelo!!!

Lo cierto es que me ha gustado coserlo. Era la primera vez que cosía un muñeco y me ha resultado agradecido, quitando la pelusa de la tela. Pero ahora ya no suelta nada (lo he lavado) y es muy suavito.

Espero que os guste!

Así ha quedado la terraza después de sacudir la tela después de cortarla, me he llegado a creer que este fin de semana ha nevado en mi casa.

Galería de fotos:




Referencias:

Patrón


Telas
  • Telas.es

Link Party:



6 comentarios:

  1. Mira que es difícil que un niño cambie de muñeco, el mío mayor, tiene 12 años, y sigue durmiendo y oliendo con el mismo... y nunca nunca me ha dejado ni engordarlo... por cierto, a ese pobre que se descabezó... casi lo perdemos... menos mal que apareció el hada madrina y lo salvó. ;)

    ResponderEliminar